El máximo embajador de Libia insta a la retirada de los combatientes extranjeros

El Cairo (AP) – El máximo embajador de Libia pidió el lunes la retirada de las tropas extranjeras y mercenarios del norte de África.

Najla al-Mankush, la ministra de Relaciones Exteriores del gobierno interino de Libia, ha pedido a Turquía que implemente las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que piden la repatriación de más de 20.000 militantes y mercenarios extranjeros de Libia.

Sus comentarios se produjeron durante una conferencia de prensa conjunta con el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu. Visitó la capital de Trípoli con el ministro de Defensa, Hulusi Agar, y otros oficiales militares y de inteligencia de alto rango.

“Hacemos un llamado a Turquía (Turquía) para que tome medidas para implementar todas las disposiciones de las Resoluciones del Consejo de Seguridad y coopere en la expulsión de todas las potencias extranjeras y mercenarios del territorio libio”, dijo.

Estos comentarios fueron vistos como una condena a Turquía, que ha estado involucrando tropas y mercenarios sirios junto con militantes de Trípoli desde que las fuerzas del comandante del ejército Khalifa Hipter lanzaron un ataque contra la capital en 2019.

En respuesta, Kawsuklu dijo que las tropas turcas estaban en Libia como parte de un acuerdo de entrenamiento alcanzado con la anterior administración libia. “Hay quienes están igualando nuestra presencia legal … luchando por dinero en este país con grupos de mercenarios extranjeros”, dijo.

Turquía está estrechamente involucrada en Libia. Fue una operación de la ONU con sede en Trípoli, con base en la ONU, contra las fuerzas de Hipter. El acuerdo nacional aprobado apoyó al gobierno. Turquía envió suministros militares y militantes a Libia, lo que ayudó a alterar el equilibrio de poder a favor del GNA.

READ  La Copa de Turquía es más entretenida que nunca

Turquía ha firmado un acuerdo con el gobierno con sede en Trípoli para demarcar las fronteras marítimas entre los dos países del Mediterráneo. Esto provocó protestas de Grecia y Chipre. Ambos países del Este condenaron el acuerdo, diciendo que era una grave violación del derecho internacional que ignora los derechos de otros países del este del Mediterráneo.

Libia se sumió en el caos en 2011 cuando un levantamiento pro-OTAN derrocó al gobernante Moyamar Gaddafi, quien luego fue asesinado. El país rico en petróleo se ha dividido en los últimos años entre administraciones rivales de Oriente y Occidente, cada una con el apoyo de diferentes grupos armados y gobiernos extranjeros.

El gobierno interino de Libia, que asumió el cargo en marzo, tiene la tarea de reunir a un país devastado por casi una década de guerra civil. También apunta a llevar a Libia a través de las elecciones generales del 24 de diciembre.

Los enviados del Consejo de Seguridad dicen que hay más de 20.000 combatientes y mercenarios extranjeros en Libia, incluidos 13.000 sirios y 11.000 sudaneses, rusos y sadianos.

Los 15 estados miembros del Consejo de Seguridad acordaron en una reunión informal la semana pasada que la única forma de avanzar era repatriar a los militantes y mercenarios extranjeros, dijeron las autoridades.

___

La escritora de Associated Press Susan Fraser contribuyó desde Ankara, Turquía.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir