EE. UU. Y Turquía: aún no ha terminado Ejército

El 31 de octubre, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se reunieron al margen de la cumbre del G20 en Roma, poniendo fin a varias semanas de especulaciones sobre si tal cumbre se llevaría a cabo. A principios de ese mes, una breve crisis diplomática demostró cuán estrechas son las relaciones entre los dos países.

El embajador de Estados Unidos en Ankara, David Sutterfield, y otros nueve embajadores occidentales han amenazado con ser expulsados ​​tras los pedidos de liberación del filántropo turco encarcelado Osman Kawala.

La reunión entre Biden y Erdogan, su segunda reunión este año, indica que las líneas de comunicación aún están abiertas. Pero no se puede negar que las relaciones turco-estadounidenses están en su punto más bajo.

Desde el punto de vista turco, la noción de que Estados Unidos es un aliado poco confiable y de hecho está tratando de socavar a Ankara ha ido creciendo durante los últimos cinco o seis años, alimentando a la oposición estadounidense. Todo este sentimiento fue alimentado por las acusaciones de la decisión de Washington en 2015 de armar a las fuerzas kurdas en Siria con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que Ankara y sus aliados occidentales consideran una organización “terrorista”, y el papel de Estados Unidos en el 2016. intento de golpe de Estado contra el gobierno de Erdogan.

Desde el punto de vista de Estados Unidos, la decisión de Turquía de desarrollar vínculos más estrechos con Rusia ha causado preocupación. La adquisición por parte de Turquía de los sistemas de seguridad S-400 de fabricación rusa en 2017 envió ondas de choque a Washington, advirtiendo del renacimiento de Rusia.

READ  Tesla inicia una plataforma social y cierra sus foros

Proporcionó armas avanzadas a Ankara en 2019, y un año después desencadenó sanciones contra funcionarios turcos en virtud de la Ley Anti-Conflicto de EE. UU. (CAATSA). Lo más importante es que Turquía fue expulsada de la Coalición Internacional detrás del desarrollo de los aviones de combate F-35 de nueva generación. Los últimos informes de Erdogan han enfurecido aún más a Washington porque el gobierno turco quiere comprar otro conjunto de sistemas de misiles antiaéreos del suelo S-400.

Entonces, con esta tensión entre ellos, ¿están Turquía y Estados Unidos en el pico de la ruptura? Probablemente no. Ni Pitano ni Erdogan presionaron una desconexión completa. De hecho, el gobierno turco espera contratar a la gerencia de Biden para comprar 40 aviones de combate F-16 y 80 equipos de modernización para actualizar viejos aviones militares. Turquía está ansiosa por mejorar su fuerza aérea, que en su mayoría son aviones F-16. También está interesado en retirar el anticipo de 1.400 millones de dólares que hizo para el proyecto F-35.

En un momento en que todos sus vecinos, desde Grecia hasta Rusia e Irán, están mejorando sus capacidades militares, Turquía no puede quedarse atrás. A pesar de su voluntad de afirmar su autonomía estratégica, Ankara todavía depende de la tecnología militar occidental. Rusia está construyendo su fuerza militar en una era de incertidumbre y en el lado opuesto del Mar Negro, y también promete que la OTAN será el centro de la seguridad nacional. No es sorprendente que la mayoría de los ciudadanos turcos continúen apoyando a la Coalición.

La lira, que ha perdido el 80 por ciento de su valor durante la última década debido a su débil economía nacional, también destaca la dependencia de Turquía de los mercados financieros internacionales. La situación del divorcio con Estados Unidos no es buena para la estabilidad económica. Si los embajadores hubieran sido expulsados ​​y hubiera habido una crisis completa con Occidente, los inversores extranjeros se habrían deshecho de todos los activos valorados en liras y hubieran enviado la moneda en caída libre.

READ  ¿Qué es lo que más le interesa ver en Google I / O 2021? [Poll]

En palabras del secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, todavía se necesita su llamado “aliado estratégico”. El ejército turco es importante para la parte oriental de la OTAN, donde Rusia plantea un fuerte desafío. La venta de los drones Bayraktar TB2 de Turquía a Ucrania, ahora estacionados en el campo de batalla de Donbass contra los separatistas prorrusos, demuestra su valor estratégico.

Ankara ha apoyado todas las iniciativas de la OTAN destinadas a tranquilizar a los aliados en el Mar Negro, incluidos los ejercicios de rutina y la rotación de los buques de guerra de los Estados Unidos y otros estados miembros del acuerdo. Por último, pero no menos importante, el papel de Turquía en Oriente Medio y el norte de África, especialmente en Libia, compite con Rusia y Siria, otra razón por la que Washington no apedrea a Ankara. Lo mismo ocurre en Afganistán, donde Ankara no ha abandonado su plan de desempeñar un papel en la protección del aeropuerto de Kabul.

Estados Unidos y Turquía operan en la zona gris. La alianza pende de un hilo, pero su destrucción se pronuncia demasiado pronto. La transacción está a la orden del día y funcionará bien en ambos lados.

Por lo tanto, Biden y Erdogan pueden cooperar en la OTAN de manera limitada. A pesar de la oposición en el Congreso, no es posible llegar a un acuerdo sobre los F-16. Estados Unidos no se dejará disuadir por una nueva operación turca en Siria si se establecen las reglas del conflicto entre los dos ejércitos. Sin embargo, continuará monitoreando de cerca el compromiso de Turquía con Rusia y cada vez más con China. A diferencia de Trump, Biden hablará abiertamente en la política interna turca. Habrá más fricciones en el futuro.

READ  Cómo copiar y pegar texto de una foto

Los comentarios expresados ​​en este artículo no reflejan necesariamente las opiniones del autor ni la posición editorial de Al Jazeera.

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir