¿Cuál es la estrategia de Libia del presidente Biden?

El gobierno de Trípoli espera que el nuevo presidente de Estados Unidos regrese a Libia. En particular, cuenta con el apoyo de Washington para garantizar la retirada de los mercenarios rusos.

El gobierno de Trípoli busca que el presidente Joe Biden retire las potencias extranjeras de Libia. Mohamed al-Menfi, que fue elegido presidente el 5 de febrero, quiere iniciar el proceso de justificación de su autoridad.

La retirada de los mercenarios rusos del Grupo Wagner y de las tropas turcas al oeste del país son condiciones previas para una entrada total y completa en el último alto el fuego.

El alto el fuego fue aprobado por el llamado Grupo de Ejércitos 5 + 5, un grupo de trabajo conjunto que comprende el gobierno de Trípoli y el campamento del mariscal de campo Khalifa Haptar. Pero las discusiones, finalmente dirigidas por Menphy, hasta el 21 de febrero, se han detenido.

La salida de las tropas extranjeras de la ciudad de Sirte, donde el Grupo Wagner había cavado una trinchera, debía producirse antes del 23 de enero. Sin embargo, la fecha límite ha pasado y no ha llegado ni Rusia ni Turquía.

Aún más urgente, la ciudad costera va a celebrar una Cámara de Representantes el 26 de febrero, que deben aprobar, mediante votación, el nuevo gobierno.

Moscú atractivo

Sin embargo, la elección de Biden en noviembre de 2020 indica que Estados Unidos regresará a Libia. Washington ahora está mostrando su voluntad de poner fin a la guerra de poder que están librando Turquía, Rusia y los Emiratos Árabes Unidos en Libia.

Moscú, que ha aprovechado la ausencia de Estados Unidos para ocupar el campo, está más involucrado que nunca en los disparos. La Casa Blanca quiere poner fin a sus operaciones en Libia, mientras que las tropas de Wagner continúan estacionadas en los aeropuertos de Barak al-Shadi (sur) y Jufra (norte).

Las discusiones se han reanudado en los círculos diplomáticos. El 28 de enero, el embajador de Estados Unidos en Moscú, John Sullivan, se reunió con el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Michael Pogdanov.

El mismo día, el embajador de Estados Unidos en la ONU, Richard Mills, criticó a Ankara y Moscú, pidiendo el fin de su intervención militar y la retirada de sus mercenarios.

Hay un total de 20.000 de ellos, según estimaciones de Naciones Unidas. Algunos luchan junto al Gobierno del Pacto Nacional (GNA) en Trípoli, mientras que otros son parte de las fuerzas de Hubbard.

Las críticas de Mills, sin embargo, se hicieron eco de la ley de estabilización libia, que Ted Dutch, un demócrata que apoya al gobierno de Trípoli, presentó en la Cámara de Representantes de Estados Unidos en octubre de 2019.

El proyecto de ley impondría sanciones a los contratistas militares, mercenarios y paramilitares que operan en Libia. Por tanto, apunta directamente al grupo Wagner y a las tropas turcas.

Dominación turca

Washington no siguió su ejemplo. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo el 9 de febrero que no retiraría las tropas hasta que otras potencias extranjeras lo hubieran hecho.

Por razones económicas e ideológicas, Ankara se incorporó a la GNA a finales de 2019, a la que envió refuerzos. Su propósito es posicionarse dentro de la antigua estructura de dominación otomana jugando con la relación entre los Hermanos Musulmanes de los dos países.

READ  Logitech Harmony Kills Remotes, pero dice que brindará soporte

A lo largo de su existencia, la GNA se basó en gran medida en las fraternidades. La Hermandad Musulmana tiene poderosos aliados en Trípoli, desde el ex primer ministro Faisal al-Sarraj hasta su ministro del interior Bati Pashaka y su ministro de defensa Salahuddin Namrush.

La fraternidad tiene muchas trompetas hasta la manga. Hoy, busca influir en la formación del próximo gobierno y en un hombre cercano a él: el nuevo primer ministro, Abdul Hamid al-Tabaib.

Los hermanos ven la elección de Biden de manera positiva. Ellos cuentan con darle la espalda al ex gobierno de Barack Obama, quien fue más comprensivo con ellos que el ex presidente Donald Trump. Estaba considerando clasificar a la Hermandad como una organización terrorista.

¿Volver a la intervención?

Una de las señales de que Estados Unidos volverá pronto a la arena internacional es el nombramiento de Anthony Blingen como secretario de Estado. Blingen, un ex asesor adjunto del Consejo de Seguridad Nacional y subsecretario de Estado bajo Obama, es conocido por su postura intervencionista. Apoyó la invasión de Irak de 2003 y la intervención de 2011 en Libia.

“Joe Biden ha expresado repetidamente su escepticismo sobre la participación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en Libia, que considera un error”, dice Federica Saini Fasanotti, historiadora afiliada al centro.

Tahani Elmogirpi, un experto libio de Kalmen International, está de acuerdo: “Es demasiado pronto para saber cuál será la nueva política diplomática de Biden. Pero su prioridad es regular a Estados Unidos y ocuparse de los problemas internos. “

Entre las tareas que deben emprenderse se encuentra el nombramiento de un nuevo Enviado Especial de Estados Unidos a Libia.

READ  Nintendo planea reemplazar el modelo con una pantalla OLED Samsung más grande

El cargo, ocupado por Jonathan Winer de 2013 a 2016, estaba vacante bajo Trump. “Tal reunión tendría un significado simbólico”, dice Elmogirpi. “Durante cuatro años, UNSMIL [the UN support mission in Libya] Estaba haciendo. “

Bir cevap yazın

E-posta hesabınız yayımlanmayacak. Gerekli alanlar * ile işaretlenmişlerdir